#ConversacionesTIC, APICV: “Es necesario que las Autoridades Educativas reconozcan las TIC como una necesidad intrínseca"

Hablamos con la Junta Directiva de APICV para abordar la problemática, los retos y las oportunidades de las TIC en la educación

1. En un contexto laboral en que faltan profesionales TIC en las empresas. ¿Cuál es la situación de la educación TIC, en sus distintos niveles, en nuestra comunidad?

Primero debemos poner en contexto lo que entendemos por “educación TIC”. En los niveles no universitarios, el alumnado adquiere competencias básicas, como la lingüística o la matemática, que tienen al menos una asignatura como referente, dónde se trabaja totalmente dicha competencia. Por ejemplo, la competencia matemática mediante la materia de matemáticas, la competencia lingüística a través de las asignaturas de lengua (ya sea castellano, valenciano, inglés, francés, etc.). Pero la competencia digital, es considerada transversal, por lo que no tiene en sí un reflejo directo dentro de las materias troncales. Actualmente, sólo existe la asignatura optativa de informática, por lo que durante todo el período escolar el alumnado podría no cursarla nunca y adquirir sus competencias sólo mediante la transversalidad que puedan dotar el resto de materias.

Ahora bien, en la Comunitat Valenciana, la educación TIC en los niveles no universitarios tiene más oferta que en otras comunidades, ya que en la educación secundaria obligatoria, informática es de obligada oferta aunque está dentro de la bolsa de las asignaturas optativas y por preferencia, es impartida por docentes de la especialidad de informática.

En otros niveles, como la educación primaria, ni a nivel estatal está contemplada como materia por lo que de nuevo se deja en manos de la transversalidad que puedan darle otras asignaturas.

2. ¿Cuál es la situación de los docentes de materias TIC, en los distintos niveles educativos, en nuestra comunidad?

En la educación infantil y primaria no hay docentes especialistas en TIC, la informática es impartida por el profesorado de esos niveles como un taller al que acceden los estudiantes con frecuencia irregular.

En la educación secundaria y bachillerato, existe la especialidad de profesor de secundaria de informática. Sin embargo, al tratarse de una asignatura optativa durante toda la ESO y Bachillerato, en muchos centros, el pico de horas que sale, que no puede ser asumido por el profesorado definitivo del departamento de informática, suele ser impartido por especialistas definitivos del centro de otros departamentos. Tal y como está regulado, es preferible que un profesor definitivo del centro no sea suprimido a que venga una persona interina.

En formación profesional, la mayoría de los módulos de los ciclos de la familia de Informática y Comunicaciones se imparten por profesorado de Secundaria de Informática y profesorado técnico de Sistemas y Aplicaciones Informática. 

3.Como docentes, ¿qué problemas os estáis encontrando? ¿La problemática varía según los niveles educativos?

Los problemas encontrados han sido de distinta índole, según zonas y niveles educativos. Se puede decir que llevamos arrastrando desde hace años problemas relacionados con la infraestructura de comunicaciones y dotación de equipos informáticos. 

A día de hoy,  todavía existen centros que no tienen acceso a Internet vía fibra. En todos los centros, la velocidad de red de acceso a Internet desde las aulas está limitada a 90 Mbps. Las aulas, quitando las específicas de informática, tienen equipos de hace 10-12 años, con lo cual continuamente tenemos problemas de funcionamiento y rendimiento. El profesorado tiene que utilizar dispositivos propios, en muchos casos, para acceder a las plataformas que proporciona la Conselleria para realizar tareas administrativas como poner faltas y realizar comunicaciones a las familias. 

Desde el año 2005 se está esperando la instalación de red WIFI en los centros por parte de la Administración. Aquellos centros que la tienen, la han instalado por su cuenta.

Además, dado que la informática es optativa, existe alumnado que no ha trabajado la competencia digital como competencia de referencia. Esto se traduce en una baja competencia digital y la dificultad para afrontar situaciones como la sucedida durante el curso pasado en la cual, de la noche a la mañana, había que entregar trabajos por correo electrónico, subir trabajos a Aules (moodle), buscar información por Internet, etc. 

4. ¿Hay suficientes docentes para cubrir todas las plazas que se están ofertando?

Claramente no, como se demuestra año tras año, en el primer mes del inicio de curso, la bolsa de informática (tanto de PT como de PS) se agota y tanto las plazas vacantes como las sustituciones, tienen que cubrirse por difícil cobertura, y no siempre se cubren.

Además las personas inscritas en las bolsas pueden desactivarse para no ser llamados por parte de la administración para cubrir bajas. Este hecho provoca que, aunque haya personas inscritas en las bolsas, a la hora de ofertar las plazas, no hay personal interesado en ellas y las plazas no se cubren.

Por último, a finales de julio, se han asignado nuevos ciclos formativos de la familia de Informática y Comunicaciones a algunos centros educativos. La plantilla de dichos centros, no tiene profesorado suficiente para impartir los módulos. Durante el mes de octubre se han estado intentando cubrir las plazas mediante adjudicaciones de difícil cobertura.

5. ¿Qué se puede hacer para resolver el problema de falta de docentes?

La docencia es una profesión vocacional. En un momento histórico en el cual los graduados tanto de formación profesional como universitarios informáticos tienen una inserción laboral muy alta, es realmente difícil encontrar personas interesadas en la docencia. Casi ningún alumno del Grado en Ingeniería Informática cursa sus estudios con intención de formar parte del cuerpo docente de un instituto.

Ahora bien, en primer lugar habría que dotar de prestigio la asignatura, darle la importancia que se merece en el siglo XXI. Para esto es necesario que las Autoridades Educativas reconozcan las TIC como una necesidad intrínseca, con una asignatura de referencia (Informática). 

En la actualidad se está tramitando la LOMLOE y desde la asociación hemos enviado varios escritos donde comparamos la situación de la docencia de las TIC de España y del resto del mundo, ofreciendo una propuesta de currículo, elaborada por parte de la SCIE y la CODDII, y quedando a su disposición para mostrarles nuestro punto de vista. A día de hoy no hemos recibido respuesta, más allá del agradecimiento de haber hecho llegar los escritos. Si la asignatura de informática se reconociera como obligatoria en algún curso de la ESO a nivel estatal, sería un buen punto de partida para que pudiera haber personas interesadas en ser docentes de dicha especialidad.

Además de dotar de prestigio la especialidad, se podría recalcar que la docencia es una salida laboral más, y válida, durante el proceso del estudio del grado universitario. 

6. La crisis sanitaria ha obligado a muchos centros a poner en marcha la educación online. ¿Están preparados los centros y los docentes para hacerla realidad? ¿La problemática varía según los niveles educativos?

No, nadie está preparado para hacer un giro de 180 grados en unos meses. Actualmente tras el inicio del curso, ni los centros, ni los docentes, ni los estudiantes están preparados para semejante cambio. La educación no universitaria está estructurada para que sea presencial, un cambio hacia la no presencialidad supone modificaciones, actualizaciones y mejoras sustanciales tanto en leyes como en medios y en la propia estructura de la educación como la conocemos ahora.

Sin tener en cuenta el nivel de madurez en los distintos niveles educativos actuales, el alumnado tiene distintas características y por tanto, diferentes necesidades a la hora de aprender. 

En muchos casos, ni alumnado ni centros están dotados con las infraestructuras adecuadas (sobre todo la red y los equipos informáticos), ni con la formación adecuada en herramientas online.

7. ¿Ha habido apoyo este curso por parte de la administración para superar la brecha digital? ¿Cómo se podría mejorar?

Sí, la administración dio un paso hacia adelante y, aunque a posteriori podemos comentar que se podría haber hecho de otra forma, hay que reconocer que el hecho de conseguir llegar al alumnado con pocos medios y proporcionarle tabletas con conexión a Internet en un tiempo prudencial fue un acierto.

Ahora bien, si analizamos dicha acción podemos comentar varias cosas a mejorar. Primero, las tabletas son dispositivos de consulta de información, no están pensadas para producir contenido que es lo que se requería en muchas ocasiones. Tampoco nos han dotado de un protocolo a posteriori, es decir, una vez vuelven las tablets a los centros no se han proporcionado instrucciones de cómo mantenerlas (instalación de software, control de usuarios, etc.), qué uso se va a dar mientras no las tienen los alumnos confinados, así como un control en el préstamo de dichas tabletas. Tampoco se pueden utilizar en la mayoría de casos en los centros docentes, ya que no disponen de WIFI o de una red que soporte tanta carga de conexiones simultáneas.

Hubiera sido preferible dotar a los alumnos de ayudas a la adquisición de un equipo informático (PC o portátil) y que en el centro aprendieran a cómo gestionarlo. Ésta hubiera sido una enseñanza muy valiosa de cara a su futuro laboral y habría contribuido a superar la brecha digital.

8. ¿Se está potenciando la enseñanza de las competencias digitales en los alumnos en un momento en el que esto adquiere una importancia mayor? 

Realmente no, aunque hemos visto incrementado el número de alumnado interesado por nuestra asignatura o por los ciclos de la familia de informática, por desgracia no hay recursos suficientes para atender toda la demanda.

Sin una apuesta directa, realista y con visión de futuro, en la cual se incorporara Informática como asignatura obligatoria, al menos en algún curso de la ESO, no se puede dar el salto cualitativo y cuantitativo para resolver las necesidades reales de nuestro alumnado.

9. ¿En qué ha quedado finalmente la asignatura de cultura digital anunciada por la consellería para este curso académico?

Una vez más, la Administración trata la asignatura de informática como asignatura de segunda categoría, creando una nueva asignatura (cultura digital) con contenidos propios de la informática y proponiéndola para ser impartida por profesorado sin competencia digital.

En la redacción final, aunque se ofrece la asignatura a profesorado de áreas afines (Tecnología e Informática con acreditación de B2 en inglés), se ha establecido que la asignatura será impartida en inglés por profesorado de la especialidad de inglés u otra lengua con un certificado de B2 en inglés, sin considerar su competencia digital. Para ello, desde la Administración, se han creado los materiales de la asignatura y se ha ofrecido formación de unas 30 horas.

Hemos hecho un estudio concienzudo del material publicado por parte de la Administración, el 90% se imparte ya en la asignatura de informática, desde hace años. Muchos compañeros de la especialidad de informática tenemos el B2 de inglés e, incluso, Capacitación en Inglés (un título que acredita que sabemos impartir nuestra asignatura en inglés), por tanto somos especialistas en la materia (cultura digital) con acreditación de certificado lingüístico.

Gracias a la pandemia del COVID-19 y la moratoria de aplicación del decreto de plurilingüismo, este curso escolar no hay muchos centros en los que se imparta. Esperamos poder tener una reunión con los responsables de la Administración para mostrar el análisis que hemos realizado y que escuchen nuestro punto de vista.

10. Para finalizar y pensando en el futuro, ¿qué papel creéis que deberían jugar las TIC en la educación del Siglo XXI?

Las TIC ya forman parte de nuestro día a día, están en todas partes, no se entiende que no estén más integradas en la educación. Está globalmente aceptado que las asignaturas como matemáticas o lengua son necesarias para entender el mundo que nos rodea. Sin embargo, en este país todavía no se ha aceptado que las TIC deben tener al menos el mismo peso en la educación de las personas del futuro, tanto para su bienestar como para su competitividad y la de nuestra sociedad.

Es irrefutable que el mundo laboral demanda una educación TIC de calidad, personas formadas en competencia digital y computacional. Sin embargo, seguimos con una educación propia del siglo XIX en la que predomina la escuela tradicional y unas pinceladas TIC (que depende de los intereses y formación del profesional docente). En la mayoría de casos se trata de hacer alguna búsqueda en Internet y algún trabajo en un procesador de textos o presentación digital. 

Las TIC son mucho más y comprenden un abanico muy amplio: seguridad en redes sociales, seguridad en comunicaciones, componentes informáticos, web, administración de sistemas, sistemas operativos, redes de ordenadores, etc. Muchos de estos términos o áreas de conocimiento pueden parecer excesivamente técnicos, pero una enseñanza deficitaria en ellos conlleva personas vulnerables, y con ellas, la sociedad al completo. Virus, estafas, desinformación, etc., son problemas que campan a sus anchas precisamente porque no existen estos conocimientos básicos.

Las TIC vinieron hace ya tiempo para quedarse, es necesario apostar por un cambio verdadero relativo a la competencia digital de nuestra ciudadanía, garantizando la formación necesaria en esta materia a través de una asignatura cuyo objetivo principal sea que las personas acaben siendo competentes digitalmente, algo crítico en la sociedad de la información en que vivimos y competimos globalmente. Si no lo hacemos, España se habrá quedado atrás, una vez más. 

Junta directiva APICV